10 COSAS POR LAS QUE NO DEBES PAGAR

January 4, 2018 Comments Off on 10 COSAS POR LAS QUE NO DEBES PAGAR
Por Elianne E. González

Escuché una frase en inglés que se traduce más o menos como “el diablo está en los detalles” o “the devil is in the details” que me recuerda las cosas que terminamos pagando por las que no deberíamos. Ya sea porque estos gastos son superfluos o porque nos descuidamos. Aquí hay una lista de las esas cosas que a mi más rabia me da tener que pagar por ellas, y en el orden de lo que me molesta más:

1. Agua embotellada. Se nos olvida que en casi todos los pueblos y ciudades de Estados Unidos el agua es potable y tratada suficientemente para poder tomarse directamente del grifo y aún así gastamos millones de dólares en comprar agua embotellada que no siempre es agua mineral o de manantial. A veces pagamos uno o varios dólares por agua purificada o filtrada, pero embotellada, que de paso agrega basura y contaminantes al medio ambiente, por comodidad o pereza. En un restaurante te puedes ahorrar $3 ó $4 en la factura con pedir agua regular con hielo, en vez de embotellada. En casa puedes evitar comprarla con instalar un filtro en el grifo de la cocina, en la tubería que va al refrigerador o usando una jarra con filtro. Cierto que gastarás en el filtro y sus repuestos, pero es muchísimo menos dinero y más saludable para el ambiente. Si necesitas almacenar agua potable en caso de huracanes, como quienes vivimos en Florida, la solución es guardar envases limpios y secos de a galón, para recolectar agua potable ante el aviso de un posible ciclón. ¿Necesitas llevar agua al gimnasio, cuando vas en bicicleta o haces deporte? ¿Te acuerdas de las cantimploras que a menudo vienen en la bici? Consigue una que tenga la boca ancha para lavarla bien después de cada uso.

2. Cargos de mantenimiento en cuentas bancarias. ¿Te molesta cuando el banco te cobra porque el saldo de tu cuenta bajó de un cierto monto? Evítalo preguntando qué otros requisitos tendrías que cumplir para que eliminen ese del saldo mínimo. Casi todos los bancos tienen productos diferentes así que toma el tiempo para ver cuál encaja mejor con el uso que le das a esa cuenta. Lo más común es que tengas que tener un depósito
directo del sueldo en la cuenta (algo positivo para ti porque el dinero está disponible de inmediato); o que tengas que usar la tarjeta de débito o pagar por Internet varias veces al mes (positivo porque no tienes que hacer cheques o pagos por correos); o tienes que consolidar un cierto número de cuentas. También puedes comparar con otros bancos o con cooperativas de ahorro y préstamo por mejores ofertas en servicios y que sean gratis.

3. Cargos por usar el telecajero de otro banco. Hoy día esto es casi innecesario pues si tienes una tarjeta de débito con las redes Visa o Master Card, casi en todos los sitios puedes usarla para pagar electrónicamente –directo de tu cuenta bancaria – en vez de usar efectivo o tarjeta de crédito. Lo que es más, si necesitas efectivo muchos de estos sitios están dispuestos a darte “vuelto” en efectivo usando la tarjeta de débito y esto no agrega gastos o cargos a tu cuenta. Programa sacar el dinero efectivo que necesitarás una vez a la semana y limita ese día a usar los telecajeros de tu banco nada más.

4. Cargos por retrasos de cualquier factura de servicios públicos. Casi todos los servicios públicos como electricidad, agua, recolección de basura, teléfono o televisión por cable tienen formas de pagar las facturas directamente de una cuenta bancaria ya sea por teléfono o por internet, casi todas las instituciones financieras ofrecen el servicio de Pago de Facturas (bill payment) y hay proveedores que inclusive tienen mecanismos de pagos de facturas directamente desde sus páginas web donde puedes usar tanto una cuenta bancaria, una tarjeta de crédito como una de débito y algunos hasta pagos con Paypal.

5. Multas por parquímetros vencidos. Esta es una de las que más rabia me ha dado y con una vez aprendí. Si estacionas en un sitio donde hay  parquímetros cerciórate que depositas suficiente dinero para el tiempo que estarás (y un poquito más), que funciona bien el aparato, que cronometras el tiempo para regresar y que no estacionas en lugares prohibidos. Lleva siempre monedas sueltas en tu vehículo y si no tienes suficiente para el tiempo que estarás, no te arriesgues. Por unas cuantas monedas de menos que uses corres el riesgo de una multa de $18, $20 o más dólares, según donde vivas.

6. Multas por devolver tarde libros en la biblioteca o por películas alquiladas. Esta es una versión de la anterior: evita las multas por entregas tardías. A menudo puedes pedir sin cargos adicionales más tiempo del estándar que dan. Muchas bibliotecas tienen acceso a Internet para renovar el tiempo y ciertas compañías de alquiler de películas tienen programas extendidos que puedes conservar la película todo el tiempo que desees, al mismo precio mensual.

7. Cargos de “manejo” y envíos exprés al comprar productos por Internet o entradas a conciertos o espectáculos. Cuando compres por Internet evita pagar un cargo adicional por entregas más rápidas. Muchas tiendas ofrecen comprar por Internet y retirar en una sucursal cercana a tu casa. Otras ofrecen envíos rápidos gratuitos si compras cierta cantidad mínima. Otras tiendas y sitios web tienen cupones para reducir o eliminar el costo de envío con solo subscribirte a sus promociones por e-mail. Y cuando estés comprando entradas a conciertos o espectáculos, está muy pendiente de cuánto cobran de más por enviarte los boletos por correos o entregarlos en la taquilla (Will Call). A menudo si los imprimes tú mismo te ahorras cargos de más.

8. Cargos extras al alquilar un auto. Si tienes auto –por tanto tendrás seguro propio – y necesitas alquilar uno, muy probablemente tu seguro particular te dé la cobertura para el alquilado. Revisa con tu agente qué y qué no cubre tu seguro cuando alquilas vehículos. Llama al emisor de la tarjeta de crédito con la cual reservarás el vehículo y averigua qué ofrecen. Mira todos los cargos extras que pudieras ahorrarte al alquilar un auto con la explicación del Insurance Information Institute.

9. Productos que se estropean en la nevera. No dejes que nada se estropee en la nevera, especialmente verduras y carnes que pueden congelarse y algunas hierbas (albahaca, romero, perejil, cilantro) que suelen ser caras y pasarse muy rápido puedes sembrarlas en una maceta o en el jardín y siempre disponer de ellas, más económicamente.

10. Lavado al seco. Lee las etiquetas del cuidado de la ropa antes de comprarla y evitarás encontrarte con vestimenta que sólo se puede lavar al seco.

Lizzette Diaz

RELATED POST