solomujeresmlizzette3

El amor después de los 60

August 7, 2017 Comments Off on El amor después de los 60
Por: Lizzette Diaz

Luego de publicar mi libro “Felizmente cuarentona” los comentarios no se han hecho esperar, especialmente, entre las que ya pasaron por esta maravillosa década de vida y ahora se encuentran disfrutando sus 50, 60, 70 e incluso sus 80.

Es increíble cómo ha ido cambiando la vida, especialmente para las mujeres, quienes ahora se tornan mucho más seguras, decididas y sobre todo, con ganas de sacar adelante sus sueños y anhelos más profundos, sin estar pensando en la edad como un obstáculo para crecer, evolucionar, aprender, emprender y ¿Porqué no? También amar.

Hasta hace solo unas décadas atrás, que una mujer pensara en ser independiente, divorciarse y volverse a casar era prácticamente profano. No obstante, el día de hoy, nos ha permitido desmitificar semejantes limitaciones, para darnos la oportunidad de recomenzar, no importa cuáles sean las manecillas que marquen nuestro calendario, pues mientras haya vida, las oportunidades no terminan y el amanecer siempre estará allí para brillar.
Gracias a este libro y a los encuentros que he tenido con tanta gente maravillosa, me he dado cuenta, que la mujer de hoy no solo está más dispuesta a ser independiente, sino que incluso lucha por su felicidad, aun cuando ya esté en sus 60 o 70. Es emocionante ver como el amor puede hacer vivir a quienes se habían resignado a la soledad. Una ilusión nueva no solo se convierte en la mejor medicina para aliviar los males de la vejez, sino en el mejor antídoto contra la depresión y la soledad, que seguramente muchos de nuestros padres, viudos o separados, padecen a diario.

El amor es el mejor remedio del alma, no cabe duda, y si se te presenta a oportunidad de dejarlo entrar nuevamente a tu corazón cuando todos creían que ya no estabas para esos trotes, no dudes en aceptarlo, después de todo, el ser humano está vivo hasta el último suspiro, y mientras haya vida, todos tenemos derecho a ser felices, vivir plenamente, compartir nuestros anhelos, sueños y alegrías con alguien distinto a los hijos y nietos, quienes ya están lo suficientemente atareados como para ocuparse de nosotros a medida que nos hacemos viejos.

Como escribiría Gabriel García Márquez en su famoso libro “El amor en los tiempos del cólera”, cuando Florentino y Fermina logran consolidar su amor, cincuenta años después de conocerse y navegan para siempre por el Río Magdalena, en los tiempos del cólera.

Lizzette Diaz

RELATED POST