El poder de las conexiones

October 11, 2017 Comments Off on El poder de las conexiones
Por: Lizzette Diaz

Desde que mi esposo Pedro y yo creamos hace once años Penta Communications, no hemos hecho otra cosa distinta que participar activamente en los diferentes eventos que se organizan en la ciudad en diversas actividades y por supuesto comunidades. De esta manera, hemos estado ligado a eventos comunitarios, corporativos, deportivos, sociales empresariales, religiosos, etc. Como a muchos hispanos nos ocurre al llegar a este país, tuvimos que aprender desde cero, especialmente porque no sabíamos cómo era la cultura de negocios en los Estados Unidos, un trabajo que nos tomó más del tiempo normal entender, debido a que nunca antes habíamos sido empresarios, lo nuestro siempre fue trabajar como periodistas y por ello nos pagaban.

Sin embargo, al iniciar este sueño que nos nutre y satisface tanto, muy rápidamente nos dimos cuenta que, ni el dinero, ni los conocimientos de la industria, eran suficientes para mantener el negocio y mucho menos para hacerlo crecer. Fue entonces cuando se apareció por primera vez ante nuestros ojos el famoso término de “networking”. De eso se hablaba y se habla desde entonces, por todos los lados.

Todos los días, a todas horas, en diferentes lugares de la ciudad, decenas de organizaciones y empresas hacen estas famosas reuniones a la que apenas hace unos cinco años pude llegar a entender cómo sacarle provecho.

Nos costó mucho trabajo, tiempo, dinero, esfuerzo y sacrificio alinearnos con el tema. Fueron muchas las horas invertidas tratando de encontrar las relaciones y las conexiones que nos dieran un nuevo aire en el negocio. Visitamos muchas organizaciones y grupos, hasta que finalmente comenzamos a ver de manera lenta, pero segura, cuáles eran los grupos y las personas, que se ajustaban a nuestras necesidades de crecimiento. La tarea no ha sido fácil y por supuesto, no tuvimos quien nos tomara de la mano y nos dijera: mira Lizzette o Pedro, estas son las personas que los pueden ayudar, para nada. A nosotros nos tocó solitos, sacrificando nuestra vida de familia y de pareja en muchas ocasiones, pero finalmente creo, aprendimos la lección.

Como el “Espíritu Santo” la gente me decía que me veía en todas partes, sin distingo de clases o de actividad, para mí era lo mismo ir a la Airline para hablar con la gente de Buey y Vaca, que asistir al Houstonian a una gala empresarial, pero gracias a eso, aprendimos a conocer esta rica comunidad de la que hacemos parte y a la que le debemos este negocio once años después. Sin embargo, entre tantos
totazos que nos hemos dado en el devenir de estos años, también hemos descubierto dónde debemos y no debemos estar.

Les cuento esto, porque a mí se me olvida lo que hemos pasado para lograr nuestras relaciones y conexiones. Han sido muchos años de trabajo y sacrificio y hasta ahora me doy cuenta de lo fácil que me ha resultado regalar todo lo que he aprendido durante tantos años, algo que Pedro si tiene clarito desde siempre y por lo que muchas veces hemos discutido. En la vida hay que aprender a ser egoístas y eso es algo que me cuesta trabajo entender, pero creo que llegó el momento de darle un valor al poder que tienen las conexiones.

Estos últimos dos años han sido determinantes para que yo pueda comprender que las relaciones son el activo más grande que posee Penta. Miro hacia atrás y veo cómo irónicamente todas aquellas personas a las que les hemos extendido la mano, no sólo se han aprovechado de las conexiones que les hemos hecho, sino que además siguen sacando un fruto de ellas.

Ahora me da risa cuando veo a alguien que me dice “Lizzette es que ya no pongo publicidad contigo porque tu revista no me funciona”. Les confieso que hasta hace algún tiempo eso me mortificaba y creía que era verdad, pero cuando veo en sus reuniones, en sus networking y entre la lista de sus clientes a la gente que les he presentado en el pasado me pregunto ¿realmente no te ha funcionado? Pues yo veo a la gente que yo te presenté haciendo negocios contigo, aún muchos años después. Así que señores, es el momento de tomar conciencia de sus relaciones, de potencializarlas, darles un valor y cuidarlas, porque definitivamente no hay negocio sin gente y si usted tiene a la gente, entonces el valor de su negocio, crece. Feliz semana y cuidar sus relaciones.

Lizzette Diaz

RELATED POST