solomujeresmlizzette-4

Lo que nuestros hijos recordarán

August 1, 2017 Comments Off on Lo que nuestros hijos recordarán
Por: Lizzette Diaz

¿Cuántas horas trabajas durante la semana? ¿Cuánto tiempo le dedicas a tus hijos? ¿Qué actividades hacen juntos? ¿Cuál fue la última vez que estuvieron en casa viendo películas o simplemente divirtiéndose con juegos de mesa? ¿A menudo cargas tu teléfono cuando están en familia o te desconectas?

Estas son algunas de las preguntas con las que me levanté en mi cabeza hace algunos días. ¿La razón? Mis hijas han crecido demasiado rápido para mi gusto y me di cuenta que de un tiempo para acá, había estado tan “ocupada” que no les estaba dedicando el tiempo suficiente. Entonces, y de manera, circunstancial vi un post en Facebook que decía “tus hijos no te recordarán por los lujos que les diste, por los regalos costosos con los que los consentías, por la ropa fina con los que los vestías…. Ellos se acordarán del tiempo que compartieron juntos y los hiciste sentir que estaban cerca de ti”. Esto me impactó sobre manera y me puso a reflexionar acerca de lo que realmente venimos hacer en este país.

Si le preguntas a cualquier inmigrante -con hijos- cuáles fueron las razones por las que decidió dejar todo atrás y sacarificarse tanto, seguramente te responderá: para darle un mejor futuro a mi familia y a mis hijos. Estoy 100% segura que en términos económicos y de comodidades este objetivo se ha cumplido a cabalidad, pero la pregunta es ¿A qué precio? Cuando trabajamos 60 horas a la semana y además tenemos que llegar a casa para seguir trabajando en los quehaceres diarios, los chicos terminan más solos que una ostra, encerrados en su mundo, viendo como tienen una habitación y una casa llena de comodidades, pero un hogar tan vacío como un nido sin pájaros, entonces es cuando debemos comenzar a replantearnos nuestra manera de invertir el tiempo, para establecer prioridades.

Si bien es cierto que en este país hay que trabajar muy duro para salir adelante, también lo es que nuestros hijos, por lo general, crecen muy solos, ya que en la mayoría de los casos llegamos aquí sin ninguna clase de familia y si la tenemos, las distancias son tan enormes que no podemos vernos con la frecuencia con la que nos gustaría. De esta manera, entre la escuela y el Daycare, los chicos enfrentan su crecimiento prácticamente solos, contando solo con sus padres o sus hermanos -en caso de que los tengan-. Entiendo que de lunes a viernes la rutina nos absorba a todos, pero es necesario detenerse por lo menos 20 minutos al día para concentrarnos en ellos, en lo que nos quieren decir, en sus necesidades, en sus angustias y miedos. Ellos tienen que saber que cuentan con nosotros y que lo que nos dicen es importante. No podemos minimizar sus conflictos, creyendo que son pequeñeces, porque ellos no lo miran de esa manera y como adultos debemos responder a sus expectativas.

Los fines de semana debemos procurar sacar tiempo para ellos: ir al parque, caminar juntos, ver una película -en cine o en casa-, jugar en el patio, enseñarles a montar bicicleta, a patinar, a divertirse en familia. Un abrazo antes de dormir, una oración que los acerque a Dios, un te amo cuando menos se lo esperan, serán las únicas herramientas emocionales con las que ellos contarán durante su crecimiento para poder enfrentar los duros retos que les esperan en medio de nuestra ausencia física, pero no emocional.

Los hijos crecen a la velocidad de la luz y sino los acompañamos con nuestro amor, tiempo y dedicación todo lo demás que les regales, simplemente será en vano. Feliz semana!

Lizzette Diaz

RELATED POST