solomujeresmnelly

Nelly Quijano:

May 17, 2017 Comments Off on Nelly Quijano:
Por: Lizzette Diaz

“Todavía no me acostumbro al adiós de Dominique”

Han pasado ya 12 años desde el día en el que Dominique Quijano partió de una manera sorpresiva y fulminante de este mundo. Un aneurisma en la vena Horta lo sorprendió y de un momento a otro la exitosa empresaria cubana Nelly Quijano tuvo que enfrentar la vida sola, después de 44 años de matrimonio. “El dolor sigue intacto como ayer, pero cada día se hace más llevadero. La vida sigue y aunque nunca te acostumbras a la ausencia, me consuelo pensando en que está conmigo y que me sigue dando la fuerza para continuar trabajando fuertemente para mantener unida a la gran familia que juntos construimos mis dos hijas, mis nietos y los ahora 1400 empleados que tenemos en los 27 restaurantes de McDonalds que conforman nuestra red”, nos cuenta con los ojos llenos de lágrimas en la sala de conferencias del corporativo que dirige tan acertadamente y donde todos las miran con respeto, amor y admiración.

Pese al imperio que ha logrado levantar, Nelly Quijano es una mujer común y corriente, como usted y como yo, que ha pasado por múltiples adversidades las cuales ha logrado sortear con firmeza y fe “sin la ayuda de Dios nada de esto sería posible. La presencia de él es tan importante en mi vida, que por ello me he dedicado durante los últimos años a catequizar, me gusta enseñar su palabra y propagar su fe. Dios es el que nos brinda el consuelo cuando lo necesitamos y jamás nos abandona”, indica la exitosa empresaria, quien por algún tiempo confiesa que estuvo enojada con Dios “fue difícil aceptar su voluntad. Dominique era mi esposo, mi amigo, mi cómplice, mi maestro, mi motivación. Han sido doce años de un proceso de duelo largo y doloroso, difícil de superar. Todo el mundo hace los duelos de una manera diferente y para mí estar sola se convirtió en mi mejor aliado, en medio del dolor encontré una nueva misión para mi y estoy dedicándome a ella hasta que Dios opine lo contrario. Mi gran familia de McDonalds se han convertido en mi fuerza y motivación. Cada vez que uno de mis empleados obtiene un logro, es un logro para mi también. He procurado estar presente en la vida de mis empleados tanto en sus momentos felices como en los tristes por ello conservamos por tantos años nuestro equipo de trabajo”.

El éxito de su organización

Mantener una política de puertas abiertas, transparencia, principios, oportunidades de crecimiento, tratamiento igualitario y equitativo, han sido sin duda las claves del éxito para esta gigantesca organización. “Lo más complicado es encontrar a la gente adecuada y luego mantenerla. Nuestro principal reto todos los días es manejar el volumen y contar con la gente correcta en nuestro equipo de trabajo. Para nosotros es muy importante es que contemos con empleados que les guste tratar bien a los clientes, que tengan las ganas y el compromiso. A lo largo de tantos años hemos logrado crear una estructura perfecta, tenemos 5 personas en la oficina, 6 supervisores, 1 director de operaciones -que ya tiene 28 años con nosotros y acaba de cumplir 45 años- mi hija Mariselli y yo, entre todos hemos logrado replicar la importancia de mantener los estándares de calidad, servicio al cliente, ambiente limpio y valores que no son negociables”, explica esta apasionada cubana, quien por ahora no contempla ninguna posibilidad de retirarse. “No creo que me retire nunca. Me gusta lo que hago, amo mi trabajo. El único día que descanso es el domingo, así que me dedico a cuidar a mis dos perros, ir a misa y por supuesto estar con mis hijas, nietos y bisnietos”. Quienes conocemos a Nelly Quijano nos damos cuenta de que su espíritu sigue intacto, parece que el tiempo y la edad no le pasaran “porque me gusta ser vanidosa, me encanta tener mi cabello y mis manos bien arregladas, amo maquillarme y vestirme bien, esos son mis pecados”, indica entre risas.

Devolviendo a la comunidad

El apoyo a la educación es una de las prioridades de la organización de Nelly Quijano, es por ello que anualmente entrega cerca de 85 becas a los estudiantes de último año de secundaria en Houston, junto a los otros 66 operadores de restaurantes de la ciudad “y a nivel nacional contribuimos con 5 becas de $100,000 para incentivar los estudios de nuestros jóvenes. Además, apoyamos a muchas escuelas con las Noches de Matemáticas, en las cuales escogemos unas horas de un día a la semana para donar un centavo por cada paquete de papas fritas que se vendan, para las maestras”, explica. Sin embargo, la educación no es el único apoyo que recibe nuestra comunidad de su parte, ahora también hay un fuerte compromiso con el tema de la salud “acabamos de donar una unidad móvil para el Texas Children’s Hospital que cuesta $500,000 y estamos remodelando la casa de Ronald McDonalds en Galveston con una inversión cercana a los $400,000, y también haremos un aporte de un millón de dólares, por segundo año a la casa de Ronald McDonalds en Houston. Apoyar a la comunidad fue uno de los más fuertes legados que conservamos de Dominique a quien siempre lo vieron involucrado de manera activa en los temas de la comunidad.

Lizzette Diaz

RELATED POST