Que el ruido no te distraiga

July 24, 2017 Comments Off on Que el ruido no te distraiga
Por: Lizzette Diaz

En una sociedad como la de hoy en día, distraernos resulta muy fácil. Entre la música, las redes sociales, la televisión, el teléfono, el trabajo, los amigos, la familia y peor aún, en medio de la ruidosa algarabía que produce nuestra mente, sucumbir frente a nuestros ideales y sueños, se convierte en una tarea muy sencilla, llevándonos lastimosamente al auto sabotaje.

Ahora que mi libro “Felizmente cuarentona” está terminado, me di cuenta de cuántas veces yo misma me dejé arrastrar por esta tentación. Torear las horas del día para dividirlas razonablemente entre el trabajo, la familia y los deseos de alcanzar nuevas metas y objetivos, se convirtieron en una verdadera odisea, logrando desenfocarme con facilidad, hasta el punto de no querer pensar en lo que tenía inconcluso para no estresarme más.

No cabe duda de que, una de las maneras más efectivas para retrasar nuestra lucha diaria por conseguir nuestros ideales es la comodidad. Salir de la zona de confort, para iniciar nuevas luchas, es el primer obstáculo que debemos derribar; pero si a eso le sumamos el negativismo de la gente que nos rodea, entonces nos encontramos frente a dos super detonantes fulminantes de sueños.

Además, ahora tenemos que contar con un tercer matador de sueños y son precisamente los constantes bombardeos a los que nos vemos sujetos en las redes sociales, donde al parecer todo el mundo tiene una vida perfecta, amigos incondicionales, comodidades económicas y mucho éxito. Al dejarnos llevar por esta nueva tendencia de “apariencias cibernéticas”, nos concentramos tanto en lo que los demás tienen o “supuestamente están logrando”, que en lugar de avanzar… retrocedemos, pues nos aterra no poder contar la misma historia o que después de tanta bulla, al final no cristalicemos lo que con tanto ahínco pregonamos.

Como hay tantas cosas dando vueltas sobre las cuales no tenemos ningún control, se hace necesario que iniciemos un proceso de autoaislamiento que nos ayude a centrarnos en el ser más importante del planeta: TU.

En muchas ocasiones, cuando vemos que nuestro mundo está patas arriba, que nos sentimos infelices, traicionados, derrotados, solos y sin fuerzas, recogerse física y mentalmente, tiende a convertirse en la mejor alternativa para reenfocarnos y canalizar nuestras energías en lo que realmente vale la pena. Las grandes luchas se logran desde tu trinchera, no desde la de los demás. Silencias tu mente, reconciliarte contigo mismo, rescatar tus sueños, buscar nueva manera de alcanzar tus metas y planear de manera consciente hacia dónde vas a apuntar ahora tus cartuchos, solo es posible cuando impides que el ruido te distraiga.

Que la gente diga, que murmura, que suponga, que crea, que especule, que te señale, que no te hable, que no te inviten, que no te incluyan, que te conviertas en el patito feo o en el objeto incómodo de unos cuantos que no soportan que quieras salir adelante y hacer algo diferente, simplemente no te debe importar, tu concéntrate en lo tuyo, en lo que quieres y en lo que te haga feliz, total al final del camino te darás cuenta que estás donde tienes que estar, rodeada de la gente que debe ser y trabajando por lo que quieres tener, todo lo demás son solo distractores de tu camino al éxito, uno que seguramente alcanzarás cuando evites que el ruido te siga distrayendo.

Lizzette Diaz

RELATED POST